sábado, 29 de agosto de 2015

Prótesis para amputados que destacan por su diseño



En 2004, Deborah Bevilacqua perdió la parte inferior de una de sus piernas en un accidente automovilístico. Seis años más tarde comenzó a usar una prótesis diseñada específicamente para sus necesidades. “En vez de tratar de que no se note y parecerme a los demás, ahora intento hacer todo lo posible para que se vea mi pierna”, dice.

  
Antes de crear la prótesis, Scott Summit, quien tiene su taller en Estados Unidos, habla con sus clientes para tratar de entender qué es lo que realmente quieren. Quizá estén buscando algo “con un estilo agresivo, o que sugiera velocidad” o algo más sutil, dice.

  Las prótesis típicas que fabrica Summit pesan no más de 185 gramos, un peso similar al de un teléfono móvil. Algunas incluso pueden lavarse en la lavadora de platos. 

 James, quien perdió su pierna en un accidente de moto, quería algo que complementase sus tatuajes y su Harley Davidson.

Chad Crittenden –amante de los deportes- perdió su pie a raíz de un cáncer que sufrió hace diez años. La prótesis que usa fue especialmente diseñada para jugar al fútbol (viene con espinillera incluida). 

El diseñador Scott Summit, quien trabajó junto a un cirujano ortopédico para crear prótesis como las que usa Deborah, dice que su meta es hacer que aquellos que perdieron una parte de su cuerpo vuelvan a sentirse en forma. La idea es realzar la forma del cuerpo, “transformándolo en una escultura”.

Fotos: BBC /Bespoke TM, Fairings by 3D Systems Corporation