miércoles, 19 de agosto de 2015

Publican hackers datos sustraídos del portal de infieles Ashley Madison


El popular sitio de encuentros para personas casadas, Ashley Madison, sufrió el mes pasado un ciberataque que comprometió los datos de sus más de 38 millones de usuarios, pues ya fueron publicados en internet.

Y aunque la compañía canadiense Avid Life Media, propietaria del portal, se había comprometido  resolver esta situación, parece ser que se les salió de las manos, porque los atacantes publicaron en Internet un archivo BitTorrent de 9.7 gigabytes con la información robada.

Entre los datos que dieron a conocer están las cuentas de correo electrónico de los usuarios, perfiles de estos con su altura y peso, direcciones postales de los mismos e información relacionada con las transacciones realizadas con tarjetas de crédito.

El grupo que se adjudica el ataque cibernético a Ashley Madison se autodenomina Impact Team y previo a la publicación de estos datos lanzó un comunicado en el que exigía a Avid Life Media cerrar Ashley Madison y otro sitio propiedad de la misma compañía llamado Establishedmen, que facilita encuentros entre mujeres y hombres casados de alto nivel. 

De no hacerlo habría consecuencias, al cumplirse 30 días y el mes pasó y cumplieron.

"Con más de 37 millones de usuarios, la mayoría en Estados Unidos y Canadá, una parte significativa de la población tendrá hoy un mal día, incluida mucha gente rica y poderosa", dijeron en su momentos, según la Revista Time.


De hecho, entre los datos publicados también hay información de los clientes de Establishedmen.

The Impact Team quiere demostrar con esto que la información de los suscriptores de esta red social para infieles no está a salvo, pese a que se realiza un pago del servicio.

Avid Life Media emitió un comunicado en el que aseguran estar “investigando esta situación para determinar la certeza de la información publicada” y agrega que este hecho “no es un acto de hacktivismo sino un acto criminal”. 

La empresa, quien destaca la libertad de sus clientes a realizar estas actividades que, dice, están dentro de la ley, contrató investigadores forenses y trabaja con las fuerzas de seguridad canadienses y el FBI para solventar la compleja situación en la que está inmersa. 

“Estos son actos ilegítimos que tienen consecuencias reales para ciudadanos inocentes […]. Nadie tiene derecho a robar y revelar esa información en público buscando lo sensacionalista, lo morboso y lo embarazoso”, refiere y exhorta a todo el que sepa algo sobre los atacantes a denunciar. 

Además de los datos de los usuarios, los ciberpiratas también sustrajeron información de la empresa, como mapas de servidores internos, datos sobre sus empleados (como el salario) y datos bancarios.