viernes, 28 de agosto de 2015

La leyenda de la casa de Lanzarote





El paso del recién fallecido Omar Sharif por Lanzarote, España, en los años 70, quedó presente en esta mansión.

Esta espectacular casa es, además de un bar y restaurante, una magnífica muestra del particular estilo arquitectónico que han dado forma y fama a la isla conejera, César Manrique, en las Canarias.

La mansión está incrustada en el corazón de una cantera de rofe y piedra volcánica, en un concepto arquitectónico que el creador lanzaroteño compartió con el artista también isleño Jesús Soto.


"Ambos (arquitectos) tuvieron la visión de crear en las orgánicas formas de lava rincones que transportarían al visitante a las historias de las 'Mil y una noches'", explica el cartel que da la bienvenida a LagOmar, uno de los puntos más visitados por los turistas.

La casa y su concepción coincidieron en 1973 con el rodaje de la película "La isla misteriosa", donde Sharif protagonizaba la versión cinematográfica de la novela homónima de Julio Verne.

Cuenta la leyenda que el día que el actor compró la casa celebró una fiesta en la que, conocida su afición por los juegos de azar, se jugó también al bridge.


"El caso es que el juego se calentó y las apuestas empezaron a subir a un ritmo vertiginoso, tanto tanto que al final, ya picado se lanzó Sharif y puso sobre el tapete su recién adquirida propiedad: su nueva casa. Y quiso el destino que el azar jugase en su contra. Y la perdió. ¡Pobre Omar Sharif!, sólo disfrutó de la posesión del hogar de sus sueños durante menos de 24 horas. Lo que no sabía el actor es que su rival y ganador, que por cierto, era su agente inmobiliario, era nada mas y nada menos que campeón europeo de Bridge. ¿Trampa? El caso es que Shariff salió de la casa apesadumbrado y abatido, tanto que cuentan los lugareños, se fue de la isla para nunca mas volver", relata el blog "La viajera empedernida" sobre el supuesto hecho.


La historia fue desmentida sin embargo, años más tarde, por el propio actor, que dijo que había sido una idea del gobernador civil para atraer turistas a la isla, y que nunca había llegado a ser el poseedor de la espléndida casa.

Fotos e información: ABC